Trigliceridos

¿Qué son y para qué sirven los triglicéridos?
¿Qué son los triglicéridos?
Casi todo el mundo conoce la existencia del colesterol, y puede que haya tenido la ocasión de observar que frecuentemente los médicos al solicitar un análisis de colesterol, piden también “los triglicéridos”. Pero, ¿qué son los triglicéridos?.

Habría que decir que los triglicéridos es la forma más eficiente que tiene el organismo de almacenar energía: esto es, en forma de grasa. Pues bien, lo que almacenan las células constituyentes del tejido adiposo, que son las que conforman “la grasa”, son los triglicéridos.

Desde un punto de vista bioquímico sería la unión de tres ácidos grasos a una molécula de glicerina (o glicerol).

Pero para que la grasa llegue a constituirse como depósito de energía es preciso su transporte previo por la sangre. La concentración de esos triglicéridos que están siendo transportados por nuestra circulación son los “triglicéridos” que aparecen en nuestros análisis de sangre.

¿De dónde obtenemos los triglicéridos?
¿Qué son los triglicéridos?

En circunstancias normales, los triglicéridos proceden de los ácidos grasos que absorbemos a través del intestino procedente de los alimentos y de los que el hígado es capaz de elaborar. Los triglicéridos pasan a la sangre desde ambos órganos, siendo transportados por unas proteínas especialmente diseñadas para ello: las lipoproteínas.

Se denominan quilomicrones a las lipoproteínas ricas en triglicéridos originadas en el intestino tras una comida, mientras que el hígado sintetiza otras proteínas para transportar triglicéridos denominadas VLDL, que son las siglas en inglés “de lipoproteínas de muy baja densidad”.

En el análisis de sangre aparece bajo la denominación genérica de triglicéridos la suma las concentraciones en plasma de los triglicéridos aportados por los quilomicrones y por las VLDL.

¿Por qué es importante mantener un nivel adecuado de triglicéridos?

Fundamentalmente por dos motivos. El primero es que cifras muy altas de triglicéridos en sangre pueden causar una pancreatitis aguda, que es una enfermedad caracterizada por la inflamación del páncreas, que cursa con dolor abdominal importante, y que somete al sujeto que la padece a un alto riesgo de morir en poco tiempo si existen complicaciones de este proceso, lo que ocurre en aproximadamente uno de cada diez pacientes.

La segunda causa es que se sabe actualmente que los triglicéridos son un factor independiente de riesgo cardiovascular, si bien en una magnitud inferior a la que produce el colesterol. No obstante, aun manteniendo éste en los límites adecuados, los triglicéridos comportan lo que denominamos un riesgo lipídico residual o remanente, que no es otra cosa que la posibilidad complementaria de sufrir una enfermedad cardiovascular pese a tener un nivel “normal” de colesterol.

¿Cuál es el nivel de triglicéridos adecuado?

Podríamos decir que depende del riesgo que queremos evitar. Así, se sabe que a partir de los 500 mg/dl, nivel considerado como muy alto, el riesgo de desarrollar una pancreatitis se incrementa. Por encima de 200 mg/dl se consideran ya elevados y constituyen un factor de riesgo cardiovascular. El nivel normal deseable es aquel menor de 150 mg/dl. Entre 150-200 sería limítrofe alto.

¿Qué son los triglicéridos?

¿Qué podemos hacer si tenemos altos los triglicéridos?

Consulte con su médico de atención primaria. Él le orientará sobre el probable origen de esa elevación e iniciará el oportuno tratamiento dietético, que puede ser complementado con fármacos.

También juzgará si por su cuantía, o por la necesidad de un diagnóstico de precisión, precisa ser remitido a nuestra Unidad de Lípidos. En principio, dado que la causa más frecuente es el sobrepeso o la obesidad, reducir peso mediante una dieta baja en calorías es la medida más eficaz. Bajar un 5-10% del peso equivale a reducir un 20-30%, y en ocasiones normalizar, los niveles altos de triglicéridos.

Es conveniente que esa dieta no sea excesivamente rica en hidratos de carbono y debe ser pobre en azúcares refinados y fructosa, pues el organismo tiende a convertirlos en triglicéridos. También el alcohol está contraindicado en las hipertrigliceridemias, por lo que hay que prescindir de él si se tienen altos los triglicéridos.

Curva de tolerancia a la glucosa

Es un método de laboratorio para verificar la forma en que el cuerpo descompone el azúcar.

Nombres alternativos

Prueba de tolerancia a la glucosa oral

Forma en que se realiza el examen

La prueba más común de tolerancia a la glucosa es la prueba de tolerancia a la glucosa oral (PTGO).

Antes de que el examen comience, se tomará una muestra de sangre.

Luego, a usted se le solicita que tome un líquido que contiene una cierta cantidad de glucosa (por lo regular 75 gramos). Se le toman muestras de sangre nuevamente cada 30 a 60 minutos después de beber la solución.

El examen demora hasta 3 horas.

Un examen similar es una prueba de tolerancia a la glucosa intravenosa (PTGIV), que rara vez se utiliza y que nunca se emplea para diagnosticar diabetes. En esta prueba, se inyecta la glucosa en una vena durante tres minutos. Los niveles de insulina en la sangre se miden antes de la inyección y de nuevo en los minutos uno y tres después de ésta, aunque el tiempo puede variar.

Preparación para el examen

Asegúrese de comer normalmente durante algunos días antes del examen.

No coma ni beba nada durante al menos 8 horas antes del examen y tampoco durante éste.

Consúltele al médico si cualquiera de los medicamentos que toma puede afectar los resultados del examen.

Lo que se siente durante el examen

Algunas personas sienten náuseas, sudoración, mareo o, incluso, pueden sentir dificultad para respirar o desmayarse después de tomar la glucosa. Coméntele al médico si usted tiene antecedentes de estos síntomas relacionados con ingestión de glucosa. Los efectos secundarios serios de este examen son muy infrecuentes.

Cuando se introduce la aguja para extraer la sangre, algunas personas sienten un dolor moderado, mientras que otras sólo sienten un pinchazo o sensación de picadura. Posteriormente, puede haber algo de sensación pulsátil.

Razones por las que se realiza el examen

La glucosa es el azúcar que el cuerpo utiliza como energía. Los pacientes que padecen dediabetes no tratada tienen niveles altos de azúcar en la sangre. Las pruebas de tolerancia a la glucosa son una de las herramientas empleadas para diagnosticar la diabetes.

Un nivel de glucosa en la sangre por encima de lo normal se puede utilizar para diagnosticar

o niveles altos de glucosa en la sangre durante el embarazo (). También se puede medir el nivel de insulina, la hormona producida por el páncreas, que transporta la glucosa desde la sangre hasta las células.La prueba de tolerancia a la glucosa oral se utiliza para evaluar a las mujeres embarazadas en busca de diabetes gestacional entre las semanas 24 y 28 del embarazo. También se puede utilizar cuando se sospecha la enfermedad, aunque la glucemia en ayunas sea normal.

Valores normales

Valores sanguíneos normales para una prueba de tolerancia a la glucosa oral con 75 gramos, utilizada para detectar diabetes tipo 2 en personas que no estén embarazadas:

  • Ayunas: 60 a 100 mg/dL
  • 1 hora: menos de 200 mg/dL
  • 2 horas: menos de 140 mg/dL

Nota: mg/dL = miligramos por decilitro.

Los ejemplos de arriba son mediciones comunes para los resultados de estos exámenes. Los rangos de los valores normales pueden variar ligeramente entre laboratorios. Algunos laboratorios utilizan mediciones diferentes o analizan distintas muestras. Hable con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Significado de los resultados anormales

Un nivel de glucosa superior a lo normal puede significar que usted tiene prediabetes, diabetes o diabetes gestacional.

Entre 140 y 200 mg/dL, se denomina alteración de la tolerancia a la glucosa. El médico puede llamar a esto “prediabetes”, y significa que usted está en mayor riesgo de padecer diabetes con el tiempo.

Un nivel de glucosa de 200 mg/dL o superior es una señal de diabetes.

Un nivel alto de glucosa puede estar relacionado con otro problema médico (por ejemplo, elsíndrome de Cushing).

Riesgos

Usted puede tener algunos de los síntomas que aparecen en la lista de arriba bajo el título “Lo que se siente durante el examen”.

Las venas y las arterias varían en tamaño de un paciente a otro y de un lado del cuerpo a otro; por esta razón, puede ser más difícil obtener una muestra de sangre de algunas personas que de otras.

Otros riesgos asociados con la extracción de sangre son leves, pero pueden ser:

  • Sangrado excesivo
  • Desmayo o sensación de mareo
  • Hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel)
  • Infección (un riesgo leve cada vez que se presenta ruptura de la piel)

Consideraciones

El estrés debido, por ejemplo, a traumatismo, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o cirugía puede elevar su nivel de glucosa en la sangre y el ejercicio vigoroso puede disminuirlo.

Algunos medicamentos pueden elevar o disminuir el nivel de glucosa en la sangre. Antes de que le hagan el examen, hágale saber al médico si está tomando algún tipo de medicamentos.

Los medicamentos que pueden producir intolerancia a la glucosa abarcan:

  • Betabloqueadores (como propanolol)
  • Ciertos antipsicóticos
  • Corticosteroides (como prednisona)
  • Epinefrina
  • Estrógenos
  • Glucagón
  • Isoniazida
  • Litio
  • Anticonceptivos orales (pastillas anticonceptivas)
  • Fenotiazinas
  • Fenitoína
  • Salicilatos, incluido el ácido acetilsalicílico (aspirin)
  • Diuréticos tiazídicos (como hidroclorotiazida)
  • Triamtereno
  • Antidepresivos tricíclicos
Anticuerpos VIH

Lo que mucha gente conoce como la “prueba del SIDA”, no es verdaderamente la prueba del SIDA mismo. De hecho, existen ya varias pruebas de laboratorio certificadas que detectan la presencia de anticuerpos al VIH. Los anticuerpos son proteínas que el cuerpo produce en respuesta a una infección — en este caso la infección con el VIH. Normalmente le toma al cuerpo de dos semanas a seis meses para desarrollar anticuerpos al VIH. En muy pocos casos, los anticuerpos tardan hasta más de un año en desarrollarse, así que es importante recordar que una persona que haya contraído VIH recientemente, podría dar negativo a la prueba de anticuerpos. Sin embargo, cualquier persona que esté infectada sí puede transmitir el virus a otros, independientemente de que haya desarrollado anticuerpos al VIH o no. Los avances realizados en los tratamientos para el VIH y SIDA indican que cuanto antes se tenga conocimiento de que una persona es VIH positivo y comience su tratamiento, más larga y saludable será su vida. Esto sugiere que cualquiera que esté a riesgo de tener VIH puede beneficiarse de la prueba de anticuerpos. La decisión de hacerse la prueba es personal y debe ser hecha después de recibir orientación sobre lo que significan los resultados. Si está considerando hacerse la prueba es importante discutirla con su médico, con un consejero capacitado o un proveedor de servicios de salud. Si necesita información sobre la localización de lugares para hacerse la prueba o recibir orientación, comuníquese con el coordinador del programa local o estatal de VIH o la línea telefónica local de información sobre SIDA. También puede llamar a la línea telefónica nacional de información sobre el SIDA: 1-800-342-SIDA. Existen diferentes tipos de pruebas de anticuerpo VIH. Las más comúnmente usadas se conocen como la ELISA, por las siglas del nombre en inglés (“Enzyme Linked Immunoabsorbent Assay”), el “Western Blot”, y el IFA (“Immunofluorescent Antibody Test”). Solo se requiere una pequeña cantidad de sangre para hacer estas pruebas.

 

¿Cuál es el procedimiento de la prueba?

ELISA es la primera prueba que se hace debido a que es la más sensitiva de las pruebas disponibles. La prueba ELISA es muy precisa pero al igual que con cualquier otra prueba médica, existe la posibilidad de resultados erróneos. Debido a que fue diseñada para ser altamente sensitiva es posible que de falsos resultados positivos, indicando la presencia de anticuerpos al VIH cuando en realidad no es así. Para disminuir la posibilidad de un resultado positivo falso, un solo resultado positivo de la prueba ELISA no se considera suficiente evidencia para determinar la presencia de anticuerpos al VIH.. Una primera prueba ELISA que de resultados positivos debe ser seguida por otra prueba para confirmar los resultados. Si la prueba ELISA da positivo repetidamente en su muestra de sangre, entonces se debe hacer una prueba más específica — la “Western Blot” o la prueba IFA. Estas últimas pruebas de anticuerpos son usadas para confirmar resultados positivos de varias pruebas ELISA. Dos pruebas ELISA positivas y un “Western Blot” o IFA positivos indican la presencia de anticuerpos al VIH.

¿Qué significan los resultados de la prueba?

Resultados Positivos a la Prueba de Anticuerpos al VIH Un resultado positivo, confirmado, implica que usted tiene el VIH y puede transmitir el virus a otros:

a través de las relaciones sexuales anales, orales, o vaginales sin protección;
al compartir agujas hipodérmicas o jeringuillas sin esterilizar;
prenatalmente (a un bebé, antes o al momento de nacer) o a través de la lactación;
al donar sangre, plasma, semen, tejidos u órganos del cuerpo.

Un resultado positivo no significa que usted tenga SIDA. Sin embargo los datos disponibles sugieren que la gran mayoría de las personas que tienen VIH desarrollarán SIDA eventualmente si no se someten a una terapia que disminuya o detenga el progreso de la infección. Mucha gente que ha dado positivo a la prueba de anticuerpos al VIH, se han mantenido saludables por años después de contraer el virus. Si usted decide hacerse la prueba de anticuerpos al VIH, se recomienda que vaya antes y después a recibir orientación para que pueda procesar sus emociones y miedos, mantenga un estilo de vida saludable y reciba el cuidado médico adecuado. Hay varias opciones disponibles para personas que tienen un resultado positivo. Es importante que una persona que esté en riesgo de contraer el VIH, se haga la prueba y que reciba la atención médica apropiada. Se ha demostrado que la detección e intervención temprana ayudan a mantener la salud y alargan la vida de personas con el VIH. Resultados Negativos de Anticuerpos al VIH Un resultado negativo significa que usted no ha desarrollado anticuerpos al VIH. Es importante recordar que generalmente toma hasta seis meses después de la infección para que su cuerpo desarrolle suficientes anticuerpos al VIH para ser detectados en las pruebas. En raras ocasiones la prueba de anticuerpos al VIH de una persona infectada, no dará resultados positivos hasta después de un año. Por lo tanto, si usted ha incurrido en conductas que lo pongan en riesgo hasta seis meses antes de la prueba, puede que un resultado negativo no sea correcto. En este caso debe considerar volver a hacerse la prueba en los próximos seis meses. Un resultado negativo no significa que usted sea inmune al VIH o SIDA, o que no pueda contraer el VIH en el futuro. Es necesario que continúe evitando prácticas o conductas que permiten la transmisión del VIH independientemente de los resultados.

¿Cómo se puede hacer la prueba?

La prueba de anticuerpos al VIH está disponible a través de la mayoría de departamentos de salud pública, clínicas, o doctores privados. La Asociación Nacional de la Educación cree que la prueba de anticuerpos al VIH debe hacerse sólo de forma voluntaria y recibiendo orientación antes y después de obtener los resultados. La política de diferentes estados respecto a la prueba de anticuerpos al VIH varía. Generalmente se ofrece gratis o a un costo bajo — de forma confidencial o anónima. Cuando la prueba es confidencial se requiere que usted de su nombre y los resultados de la prueba pasan a formar parte de su expediente médico privado. Aunque muchos estados han tomado precauciones para asegurar que los resultados de la prueba permanezcan confidenciales, es posible que sus resultados sean requeridos mediante una orden de la corte o sean vistos accidentalmente por aquellas personas que tienen acceso a los expedientes médicos. Algunos estados requieren que se informen los resultados positivos a oficiales de la salud pública. Cuando la prueba es anónima, usted nunca revela su nombre o cualquier otra información personal que sirva para identificarle; en vez de esto se le da una tarjeta con un número de identificación que debe presentar en persona para recibir sus resultados. Este arreglo le asegura que solamente usted recibirá los resultados. Por lo general, las pruebas anónimas están disponibles en clínicas y centros de salud, o a través de departamentos de la salud pública. En centros de salud públicos, puede que tenga que hacer cita y haya que esperar. Las pruebas confidenciales también se pueden hacer a través de médicos privados y laboratorios biomédicos, sin embargo, estos resultados pueden pasar a formar parte de su expediente médico y pueden ser reportados en las formas descritas anteriormente. En adición, sus resultados pueden ser revelados si usted firma los formularios que son utilizados comúnmente por hospitales y compañías aseguradoras. Cualquier persona con la que usted haya discutido sus resultados puede compartir esta información con otras personas. Para mayor información sobre las pruebas de anticuerpos al VIH, se puede comunicar con la línea telefónica de información sobre el SIDA en su estado     Independientemente de si usted decide hacerse la prueba y de cualquiera que sea el resultado, evite ponerse usted o poner a otras personas en riesgo de contraer el virus.