Factor de riesgo coronario

Existen una serie de factores que se asocian a un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Algunos de ellos son modificables. A estos factores se les llama “factores de riesgo”.

 

Los factores de riesgo

La cardiopatía isquémica y las enfermedades cerebro vasculares son las principales enfermedades que causan la mayor cantidad de fallecimientos en los países desarrollados, como España. De hecho, en España aproximadamente el 40% de las muertes se deben a enfermedades cardiovasculares.

Existen una serie de factores que se asocian a un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Algunos de ellos son modificables y, por tanto, evitables para hacer que no causen los efectos perjudiciales. A estos factores se les llama “factores de riesgo

 

Medidas de prevención

La Organización Mundial de la Salud publicó en 1982 unas recomendaciones para prevenir las enfermedades cardiovasculares, actuando sobre el conjunto de la población o sobre personas concretas y modificando sobre todos ellos la aparición de estos factores de riesgo que conducen a que aumenten las enfermedades cardiovasculares.

La estrategia dirigida a toda la población consiste en crear hábitos de vida y condiciones de salud que disminuyan el riesgo de padecer la enfermedad cardiovascular y mejorar la salud de los individuos.

Corresponde a las autoridades sanitarias y políticas, y se basa sobre todo enmedidas de educación sanitaria en temas como dieta, el ejercicio, evitar el sobrepeso, no fumar, y fundamentalmente controlar todos estos factores desde la infancia.

La intervención sobre individuos aislados se basa en identificar aquellos cuyo riesgo es mayor, controlarlos, normalizar estos factores de riesgo mediante el tratamiento, y poner en marcha aquellas medidas que detecten a las personas que tengan factores de riesgo, para su modificación.

 

Hábito sedentario

El practicar ejercicio físico regularmente es uno de los mecanismos para conseguir efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular. Sus efectos beneficiosos dependen de la mejoría o de la capacidad de mejorar y controlar otros factores de riesgo como la tensión arterial, el colesterol, la dislipemia, la diabetes, junto al hecho de mejorar la capacidad funcional de los individuos.

Se ha demostrado que el mero hecho de caminar a buen paso, al menos 45 minutos todos los días, proporciona de forma mantenida un nivel de salud cardiovascular que previene la aparición de otros factores de riesgo y de sus efectos negativos.

 

Antecedentes familiares

Se sabe que aproximadamente un 10-15% de los pacientes tienen antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, especialmente cardiopatía isquémica.

Y que las personas que presentan este factor deben estar alerta ante la presencia de otros factores de riesgo, para corregirlos, o para tratarse ante la primera manifestación de la enfermedad cardiovascular, pues en ellos el riesgo es mayor.